Billage Blog


Categorías


Etiquetas


Billage Blog

/ 0

Startups

Registros: marcas, nombres comerciales y dominios

11 enero 2017

Hoy en día la imagen y la fama de nuestro negocio es uno de los mayores valores que podemos tener, quizá el bien más valioso del negocio si está correctamente posicionado y tiene su nicho de mercado y sus clientes ya localizados y fidelizados.

Por ello, es importante conocer diferentes conceptos y cuestiones y saber en qué caso debemos utilizar cada uno y si podemos tomar algún tipo de precaución para asegurarnos de que esa fama y prestigio que tanto nos ha costado lograr, no sea aprovechado indebidamente por terceros o no pueda ser duplicado y provoque una minusvaloración de la marca.

Antes de nada, debemos saber diferenciar una cosa de la otra, puesto que aunque en muchos casos la palabra o palabras que usamos para una u otra son las mismas, en realidad son cuestiones diferentes.

¿Qué es una marca?

Aunque todos tenemos nuestra propia definición de marca, la definición oficial nos dice que una Marca es un título que concede el derecho exclusivo a la utilización de un signo para la identificación de un producto o un servicio en el mercado.

Las marcas pueden ser de muchos tipos como por ejemplo palabras, imágenes, figuras, símbolos, gráficos, letras, cifras, formas tridimensionales (envoltorios, envases, formas del producto o su representación), etc.

¿Es lo mismo marca que denominación social?

No, en absoluto. Es posible que tu empresa se llame por ejemplo Movistar, pero la realidad es que la denominación social de tu empresa no tiene por qué ser Movistar Sociedad Limitada, sino que puede ser, como es este caso, Telefónica Móviles España Sociedad Anónima.

En otras ocasiones, sí que puede coincidir y ser la marca utilizada la denominación social de la empresa que está detrás.

También se da el caso de que no coincidan, por cuestiones legales, en el caso de los autónomos. Así, si un autónomo se llama Juan García González, su denominación social, el nombre a efectos fiscales, será ese, Juan García González, mientras que la marca con la que opera en el mercado puede ser persianas GarciGon, por ejemplo. Esto es muy frecuente en el caso de los autónomos por lo poco comercial que queda poner tu nombre y apellidos como marca, por ejemplo, en el rótulo de tu negocio, pero la exigencia legal de que el nombre fiscal, la denominación social, sea tu nombre y apellidos, pues eres empresario, pero al fin o al cabo una persona física.

Billage es el programa de gestión para autónomos

¿Qué es un nombre comercial?

Nuevamente, tenemos otra figura, la de nombre comercial, que no es lo mismo que la marca oficialmente.

Concretamente, un nombre comercial es un título que concede el derecho exclusivo a la utilización de cualquier signo o denominación como identificador de una empresa en el tráfico mercantil.

Al igual que ocurre con las marcas como veníamos antes, los nombres comerciales, como títulos de propiedad industrial, son independientes de los nombres de las sociedades inscritos en los Registros Mercantiles, es decir, la denominación social de la empresa.

¿Qué es un dominio de internet?

Todos sabemos lo que es un dominio de internet, y aunque resulta complejo el explicarlo exactamente, tenemos una idea en la cabeza. Concretamente, podemos decir que un dominio de internet es la denominación que tiene nuestra página web para ser localizada en internet. Más sencillamente serían las palabras que, junto con el dominio que usamos (.com, .es, .net, etc.) sirve para llegar a la web que tenemos alojada en internet cuando alguien nos busca.

Este dominio de internet, al igual que ocurre con las marcas, nombres comerciales y denominaciones sociales, no tiene en absoluto por qué coincidir una cosa con la otra.

Es frecuente, e incluso recomendable, que el dominio que se usa en internet para alojar nuestra página web y la marca que usamos sea el mismo, pues nos facilita que nos localicen y puedan contratarnos a través de internet. No obstante, no siempre es necesario que esto sea así, e incluso pueden tenerse varios dominios en internet, todos ellos bajo una misma marca.

Por ejemplo, si creamos una promoción con motivo de los juegos olímpicos, podremos crear un dominio con una web que aloje todo lo relacionado con esa promoción, mientras que mantenemos nuestra web habitual con nuestros productos y servicios y teniendo ambas webs con nuestra marca y nuestro nombre comercial para que los clientes nos conozcan.

En tu caso, ¿Coincide denominación social, marca, nombre comercial y dominio? ¿Consideras que es positivo que todos sean las mismas palabras o que varíen?

 

Billage es el programa de gestión para autónomos

 

Gestiona tu startup con billage

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.
¡Suscríbete gratis a nuestra Newsletter!

Abogado especializado en asesoramiento legal y fiscal a Emprendedores y PYMES.

Comentarios

No hay comentarios.

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.